miércoles, 26 de marzo de 2014

Ser de Sansueña

Estoy hablando de la realidad. Y del deseo. Estoy en clase entregando clase. Ofreciendo clase. Como tal, al menos, quisiera dar clase. Estoy en mi facultad, como aquel primer día estudiante. Intento estar en mi sitio. Resisto en mi sitio, parapetado tras un atril y pertrechado con antiguos textos. Campos de Castilla, Eternidades, Ocnos. Les hablo a quienes no me restan más que una palma abierta de años de la realidad. Y del deseo. Dicen los míos desconocer realidad y deseo. No encontraron realidad en los telediarios. No saciaron ningún deseo en los estadios de fútbol. Y quisiera salvarles de este exilio, de este no saberse. Mis desterrados, mis compatriotas de Sansueña, mis compañeros de generación. Y les hablo de ti, Luis. De ti les hablo, Cernuda. Y veo que aquí sigue tu Sansueña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.